Cepa: Cinsault
Última cosecha: 2017
 1.200 botellas
Cosechas anteriores:   2016

Nota de cata:

Rojo ciruela pálido. Nariz a frutillas maceradas, chocolate amargo, guinda ácida, hojas de té verde, frutos secos. En la boca es frutal, de una acidez media, gustosa.


Tres generaciones atrás, el productor de estos campos de Cinsault se vio forzado a arrancar desde Cobquecura, por ser acusado de un crimen que no cometió. Debía esconderse en bosques densos -pensó- y así fue como se encontró con Guarilihue, en pleno Valle del Itata. En ese lugar, el amor y la tierra lo mantuvieron cautivo, aún cuando más tarde recuperó su inocencia y podía volver a sus tierras de origen. Este fue el inicio de una tradición viñatera que se mantiene hasta hoy. A ese hombre osado arriba de su corcel, mi abuelo, dedico este vino con su historia de prófugo”.

Ronald Vera, dueño y productor Prófugo.